9/11/11

Murmullo

¿Conoces la sensación en la piel cuando acaricias las espigas en los ocres campos de trigo, al amanecer? Así es la vida si sabes vivirla. Esa debería ser la necesidad, pero se mira y de ahí la falta. Y nada es ausencia si quieres, y sin embargo alargada. Siempre te necesitas a ti. La luz no es un problema. ¿O sí? Podría decirte tanto. Podría decir, juégame, sólo si quieres, Al final sólo quedará el murmullo de las palabras. La ingenuidad la mataron hace tiempo y yace en el barro, en el cenagal del campo de batalla en que convertimos nuestros días. Sólo hay calles, ahora. Grises adoquines. Quizá solo te necesites a ti. El problema es que por más que te lo diga, ni aunque gritase, no lo sabrás, no te darás cuenta.
¿Has visto caer una pluma? Tan extremadamente suave, tan sutilmente delicado, y sin embargo, sin una ráfaga de aire no es nada, apenas nada, una pluma apenas sobre una calle gris, adoquinada y desierta. Tan solo un detalle, un murmullo apagado, un punto y aparte. Nada.

4 comentarios:

40añera dijo...

No he tenido el gusto de sentir el trigo en mis dedos al amanecer pero si el sentirme pluma azotada por el viento
Un placer

Llum Rovira Gil dijo...

Muy bonito, me ha gustado mucho. Ya hablamos. Un beso

Diego Jurado dijo...

Sin duda que si, como si el viento. Eso es algo que todo el mundo debería sentir, al menos, una vez en la vida.
Un palcer siempre, también, tenerte por aquí. Mil gracias.
Besos, 40añera

Diego Jurado dijo...

Llum, cuánto bueno, y cuánto tiempo sin por aquí. Placer inesperado.
Ya hablamos, sí.
Un beso
Y gracias. Me alegro de que te gustase.