25/10/10

Locuacidad

La locuacidad, unida al insano estigma de la estupidez, se ha convertido en una pandemia del mundo moderno. La vida está llena de locos del verbo, que mantienen en guetos a los dominadores de la palabra. El silencio es un delito que se castiga con el destierro.
Amantes, como las moscas, del zumbido constante, perpetuo. Amantes, como ellas, de los cuerpos descompuestos, y también de lo extremadamente dulce. Siempre dando vueltas en torno a nada, en torno a alguien, cualquiera. Siempre en la molestia.
La locuacidad de la nada es un valor en alza. Se ensalza a quien más habla, no a quien más sabe. Lo importante es el sonido, no la palabra.
Mi perro, me parece que anda preguntándose por el camino al desierto, donde habita el silencio, pues mira siempre la arena con aire de nostalgia y de deseo. En este mundo de ruido ya ni las orejas levanta. Bosteza y mira. No hay palabra. Algún día dejarán estos de mirar, y entonces…, creo que piensa, pero no estoy seguro, pues nunca dice nada, y además es un iconoclasta.
Empiezo a notar la meticulosidad del
tiempo, y la frugalidad del espacio. Al menos no soy alopécico, me digo, aunque no sé qué tiene que ver esto con el resto.

4 comentarios:

Isabel de León dijo...

Q bueno!!!m gusta q m hayas traido aqui tb!!jeje!!yo ya t tenia traido (se q esto esta mal expresado pero m gusta mas su sonido)...mi perro le falta hablar...y no digo mas!!el encantador d perros aqui no es bien recibido, xq mi perro tiene su propia personalidad arrolladora!!(en todos los sentidos)pero a veces si m gustaria q m contestara, asi q xa ello t recomiendo la pelicula "UP" (d mis favoritas) y t reiras un rato largo...jajajajajaja
M ha gustado muxo la entrada...y tb q no sufras alopecia!!!jajajajaja

Saludos de la chica con Pancho,su perro.

40añera dijo...

Yo como su perro ya sólo presto oidos a lo que quiero, para el resto desconecto
Un saludo

Diego Jurado Lara dijo...

Y dónde mejor, Isabel, que aquí, a mi vera.
El mío está loco, iconoclasta pero loco. Y sí, los encantadores para los cuentos de encantamientos y las casas bien, con personas bien, que nosotros no, ¿no?
La vi, y me reí mucho. No podía ser de otra forma viniendo de ti.
Yo también me alegro de lo de la alopecia. Sería un desastre.
Mil gracias chica con Pancho, y un beso, para ti, no para él (para él un caricia en el lomo).

Diego Jurado Lara dijo...

Es que si no se hace eso... 40ñera. Aun aí es tan molesto ese ruido constante, ese aleto atroz, ese zumbido... Pero bueno.
Mil gracias por estar.
Un saludo