24/11/09

Ensoñaciones




Hay algo más allá del gesto, tan sencillo, tan humano, que acoge; y aun así me duele no saber si sé darlo. Y siento el viento y me acuno e intento decir algo. Y el dolor, señor del daño, dueño del vacío. Qué parcas palabras, pero que hermosos sueños y qué tristes las tristezas del camino largo y lento.
Y espero entre sonidos, y miro y ando y sonrío. Escucho la sonrisa, incluso en la lejanía. Espero, canto, miro. Y aun así, cuánto cuesta entre las flores oír los rumores de la armonía y no poder, tan siquiera, rozarlos, apenas entreverlos, aunque sí soñarlos.
Me baño bajo las nubes con el agua de su llanto. Llanto que no tapa llanto. Y espero, espero tu danza entre el olor del azahar, entre el blanco de los lirios inmaculados. Mecerme ahí, cómo querría, sintiendo tanto.
Sueña conmigo esta danza. Hazlo conmigo. Tienes la llave, no hay postigo, el camino es franco. Y ahí todo será. Me enseñarás el juego de la mirada, ese que entra, que lava, que regala la vida, que salva.

19 comentarios:

Ms Sheet dijo...

"Hay algo más allá del gesto, tan sencillo, tan humano, que acoge; y aun así me duele no saber si sé darlo.". Si algo he aprendido últimamente, es que muchas veces lo que vale realmente es intentarlo.

Precioso!

Siab-MiprincesaAzul dijo...

El querer q suceda he intentarlo es lo q siempre vale.. y estoy segura tu si lo has intentado :)
un beso!!

descaminhospoeticos dijo...

Sabe, tens o dons de me emocionar, teceu de tal forma a beleza deste poema que restou-me apenas sentir a intensidade destas palavras e sorrir, melancolicamente sorrir por algo que não sei explicar, apenas sei que lindo demais, parabéns.

Ruth dijo...

Maravillosoooo, por más que suene a lo mismo, por más que me llames exagerada. Será que mi hipersensiblidad hace que me emocione con facilidad, pero me gusta sentir así, sentirte así.

Besos Diego.

sunny dijo...

bella ventana,
aunque el cerro esté aun tan lejos...

besos

Anónimo dijo...

me encanta. es delicado y agradable oir esas palabras de alguien, pues no es normal tener esa sensibilidad y darla asi.
Bs

Ariadna dijo...

Sencillamente genial.

Anónimo dijo...

No sé si vale sólo con intentarlo, Ms. Sheet, no sé. Lo que si sé es que es lo que hay que hacer. En la vida siempre hay que luchar y luchar, y seguir y dar sin esperar. Hay que ser como se debe ser.
Mil gracias. Me alegro que te guste.
Diego

Anónimo dijo...

Sin duda, Siab, a pesar de todo, quererlo e intentarlo y dejarse la piel por lo que merece la pena.
Un beso.
Diego

Anónimo dijo...

É um prazer, Tania, produzindo um sorriso em você, mesmo melancólico, pois é ainda um sorriso. E obter a emoção de uma pessoa com a sua sensibilidade é algo que me enche por dentro.
Muito obrigado pelas suas palavras agradáveis. E, perdoe-me, sempre, o meu Português ruim.
Um beijo.
Diego

Anónimo dijo...

Gracias, Ruth. Será esa extrema sensibilidad tuya, sin duda, eso será. Me alegro, en cualquier modo, que sientas así, que me sientas así.
Un placer, y un beso.
Diego

Anónimo dijo...

Coronar la montaña, Sunny, requiere siempre un esfuerzo, a veces inmenso, pero cuando haces cumbre, la felicidad y la belleza son inmensas.
Y sí, la ventana es preciosa. Esa campiña siempre lo es.
Besos.
Diego

Anónimo dijo...

Me alegro que te guste, anónima, y gracias por tus bonitas palabras.
Besos.
Diego

Anónimo dijo...

Muchas gracias Ariadna.
Diego

Rudy Spillman dijo...

Es de una gran belleza y profundidad tu escrito, Diego. Temes, como sucede con algunas pinturas, el dañarla con tan sólo observarla.
Cálidos abrazos, amigo.

Anónimo dijo...

Y es un placer y un regalo que lo consieres así, Rudy.
Un temor irreverente, o quizá excesivamente reverente. O un temor simple. No sé. No tengo esa capacidad de análisis que tú tienes y que siempre he admirado.
Un fuerte abrazo amigo mío.
Diego

sunny dijo...

las montañas a veces tienen largos y bellos caminos por los que disfrutar,
antes de llegar a la cumbre...

Anónimo dijo...

La cima no significa nada, la pared todo, Sunny. Por tanto llevas razón.
Un beso.
Diego

Eugenia dijo...

Querido Diego:
Recuerdo que un día me dijiste que no podrías escribir algo como lo que yo escribo. Menos mal.

Esto es pura poesía, y eso que yo no entiendo de ella. Es tan bello que sobrecoge. Permíteme que me apropie de tus palabras y sueñe esa danza, y juegue, y viva, y me lave y me salve... contigo. Y todo será.

Desde lo más profundo, mis besos.
Eugenia.