5/11/09

La esencia en la mirada

¿Sabemos cómo es mirar a los ojos? Dentro, muy dentro. No hay nada igual. No mirar con fijeza, sino mirar, mirar dentro, muy dentro. Traspasar el color y llegar ahí donde todo nace, donde todo es. Qué pocos son los que pueden hacerlo.

Cuando miras y te meces ahí, en la mirada que es, en la mirada que da, en la mirada que sabe recibir, en la mirada que ve, en la mirada que enseña. Todo es, no hay más. Es como acariciar terciopelo con ella, de tan suave, de tan cálida. Es el tacto del alma. Un roce de nada, y sin embargo tanto que da la vida. Es en ese momento en el que no quieres nada más sino dejarte llevar por la brisa, vivir ahí y quedarte, acunarte en la sonrisa derramada por una vida que vive en el alma y que se entrega sin pedir nada. Alma de siglos. Y quieres morir ahí, seguir ahí, no ser nada de ser tanto, no en ti sino en otra alma, igual, unida, sentida, vivida.

Ni sonreír puedes de tanta agonía concebida, de tanto placer. Es la mística de esa mirada, de esa unión de la vida. Paz sin límites. Muerte. Vida. Tú, yo, todo, nada, nadie más. Nadie más podría. Ni tan siquiera los dioses. Esencia de vida.

¿Sabemos cómo es mirar a los ojos así? Dentro, muy dentro. Puro deleite, armonía. Nada es igual a esa comunión. No hay ni habrá nada igual. Es la vida. El alma en el alma, a través de una mirada así, unidas.

10 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Diego, has encerrado "todo" en una sola mirada. Y pensar que aun siendo no vidente se puede mirar de esa manera.
Abrazos, amigazo.

Sandra Gutiérrez Alvez dijo...

Diego: este es una belleza de escrito, en verdad.
Esas miradas que son todo, que unen las almas, esas difíciles de encontrar...
"Tú, yo, todo, nada, nadie más. Nadie más podría. Ni tan siquiera los dioses. Esencia de vida."
hermoso!!!

te dejo un beso.

descaminhospoeticos dijo...

Este textos é assim tão suave e intenso que se parecem com estes olhares, não há muito o que dizer, nada além de ler e sentir a beleza sinestésica das palavras que se enlaçam, comovem,encantam...

huir dijo...

en estos momentos soy incapaz de entrega ninguna, ando herido

Anónimo dijo...

No sé dónde leí, Rudy, que puedo estar ciego pero eso no implica tener que estarlo.
Mil gracias, querido amigo.Tus palabras siempre me llegan dentro.
Un fuerte abrazo.
Diego

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Sandra. Esa palabras, viniendo de ti, son todo un halago, un regalo.
Es una alegría que te gusten.
Un beso.
Diego

Anónimo dijo...

Tania, você tem uma capacidade de dizer coisas que agitam a alma, que faz crescer, a dança. Você me faz sentir que a escrita é muito mais do que é.
Muito obrigado.
Beijos.
Diego

Anónimo dijo...

En las heridas hay que escarbar, mirar, buscar y ahí sentir, aprender, limpiar y salir con el alma limpia, sabiendo y así poder vivir. Ahí radica la grandeza. Vernos y ver, sentir y saber qué es lo importante y por ello luchar.
Un saludo, "huir".
Diego

Ruth dijo...

Sigo perdiéndome y fundiéndome en tus lineas, dejándome llevar por ellas hasta sentirlas.

Son esas miradas profundas que te hacen sentir vivo, que laten, que te empujan a ver más allá de la superficie de lo que se aparentea a simple vista.

Besos.

Anónimo dijo...

Me alegro de que sientas esas palabras que salen al papel desde dentro y que dicen, sobre la mirada, sobre la vida, sobre los adentros.
Gracias, Ruth.
Besos.
Diego