19/2/09

Lágrimas negras

Caen lágrimas negras, con una constancia aterradora, de un cielo perlado de estrellas, lleno de almas que miran y esperan. Y el llanto no llega a ese dios tenebroso que esquiva la mirada y alarga la pena de un llanto que arrasa y que quema.
Cayuco tras cayuco. Almas que huyen de una agonía corta y horrible. Vidas que arriesgan por vida. Muertes anunciadas. Niños que surgen del abismo con los ojos abiertos. Niños que se ahogan en el sumidero del océano. Niños y más niños. Niños. Almas en pena. Cuerpos ahogados. Cuerpos sin vida. Sueños rotos. Esperanzas muertas. Desahuciados. Negra vida. Y ese dios tenebroso esquiva la mirada, esquiva la herida. Sólo espera el carnaval para enjuagarse la vista. ¡Cómo somos!
Cada diez segundos, además, muere un niño, de hambre, en el mundo.

4 comentarios:

Andrómeda dijo...

Diego,
Nuevamente has dado en el clavo de una realidad terrible. Todos volteamos la cabeza porque es más cómodo ver flores y risas de un lado que moscas y miserias del otro.

Gracias por compartir esto.

Te dejo un beso enorme!

Andro.*.

Anónimo dijo...

Hola Andro.
Gracias a ti por saber apreciar algo así. Dice mucho de ti. La mayoría de ls personas solemos hacer eso.
Ese beso, también para ti.
Diego

Crestfallen dijo...

¿Es de Pilar del Río el texto del vídeo? Impresionante.
Teneis mucha razón en lo que decís, la gente solemos hacer caso omiso a estas trágicas realidades que nos rodean.
Saludos!!

Anónimo dijo...

Hola Mireia.
Sí, lo es. Impresiona de verdad.
Esa es una verdad tan cierta como cruda. Pero...
Un saludo.
Diego