24/2/09

Rígido tiempo


Es inalterable la rigidez del tiempo. Crea un desasosiego interior su transcurso que resulta aterrador, implacable. Sin ranuras. Tiempo a destiempo. Claustrofóbico. Amargo. Todo lo anterior está a mi espalda como una lápida de mármol, veteada de gris, que pesa y aplasta. Te paras. La miras. Lees lo escrito en ella con los ojos del ahora, este extremo y rígido tiempo que ahoga. Ojos enrojecidos por el viento helado que hiere la cara con su desolador aullido, que grita desde fuera y desde dentro que me has herido, roto, y por eso te maldigo. Demasiado peso para caminar erguido. El dolor del afligido por el dolor producido. Dolor. Solo. Yazgo mientras camino. Muerto mientras estoy vivo. A veces sueño. A veces rezo. A veces suplico. A veces caigo, me levanto y sigo, en este eterno padecer en el que estoy recluido. Pero el sueño es sólo eso, sueño ya vivido, y el llanto no amortigua el daño infligido, ni las súplicas ni los rezos son oídos. El tiempo en que me hallo es el cruel destino de un dios implacable que ha vaciado mi alma de sentido. Ayer volví a soñar con el jardín perdido. Sueño. Sólo sueño de un tiempo perdido.

8 comentarios:

Crestfallen dijo...

Escribió Javier Salvago:

"Como las cosas no podían
ir a peor —escribió Kafka,
en su Diario—, mejoraron.
Cómo me gustaría, ante este negro
e inhóspito horizonte que se abre,
ante mí —como un año más,
o como un año menos—,
poder decir lo mismo."

Cruel y a la vez bello poema. Sí, a veces nos sentimos así. Sueños pasados... y los venideros? Es de suponer que los habrá, seguro.

Recibe un fuerte abrazo!

Andrómeda dijo...

Diego,

Me has conmovido con este escrito, realmente.

El tiempo… cosa curiosa, el dolor… cosa muy cierta.

Has removido algunas preguntas en mi cabeza y sólo espero como todo el mundo poder responderlas.

La fortaleza para caminar erguido con tanto peso es una cualidad que no muchos tienen, algunos simplemente se dejan caer y otros ni siquiera se molestan en cargarlo.

Saber que lo describes de esta manera, me deja en claro que lo has vivido y te hace fuerte.
Lindo escrito, mi niño…

Un beso!

Rudy Spillman dijo...

Diego, es hermosa la música que emite este texto. A pesar de ser prosa se escucha poesía. Tiene tu sello nostálgico puesto en el vientre de cada letra.

Amigo, hablando de otra cosa, hoy llegué hasta ti para invitarte a visitar LIBRO ABIERTO si dispones de unos minutos, en relación al artículo publicado hoy y titulado: "Desde Tel Aviv hasta Alicante".
A mí me produjo mucha emoción y la fantasiosa sensación geográfica de que Israel, España y Argentina se viesen por un momento pegados por la succión de un océano literario.
Pensé que podía interesarte conocer la noticia.
Un abrazazo, amigo.
Rudy

Anónimo dijo...

Hola Mireia.
Gracias por el poema de Salvago. No lo conocía. Hay, sin ebargo, en él, una frasemuy parecida a otra mía en algún cuento que no recuerdo.
Y más gracias, aún, por dnominar así a mi escrito. Per yo jamás me atrevería.
Sueños siempre hubo, hay y habrá, o debería.
Gracias por el calor. Eso sí que es importante.
Un beso.
Diego

Anónimo dijo...

Hola Andro.
Me siento, no sé cómo decirte, si he provocado eso en ti. Todo un halago. Es tan difícil conseguir que la gente se emocione de verdad hoy día...
Preguntas que todos nos hacemos. ¿Qué sería de nosotros si dejásemos de hcérnoslas? Mediocridad y estupidez. Cosa muy común por otra parte.
Sí, vivido, sentido, experimentado... Tanto, que seaprende, al fina a caminar erguido, mirar de frente y vivir la vida como creo que debe hacerse.
Mil gracias. Un placer tenerte.
Un beso.
Dego

Anónimo dijo...

Hola Rudy.
El "tiempo", tú ya sabes, me impidió contestarte antes, ni aquí ni en tu página. Lo siento. ¡Cómo escribes! Música en las palabras, sllo nostálgico... Me abrumas, y como siempre me deleitas con ellas. Tienes el don de saber usarlas.
Y sobre lo segundo. Hay algo telúrico que nos une en ese océano literario, como tú lo llamas, y qe va más allá de es para entrar en la magia de las personas. Siempr mehe sentido así contigo. Hay algo especial. Curiosa la noticia. El destino o algo que va más allá. Me ha, has, emocionado.
Te conteto más ampliamente en tu blog.
Un fuerte abrazo amigo mío.
Diego

Rudy Spillman dijo...

Diego: Acabo de leer por segunda vez este escrito tuyo pues me llegó por mail desde Escritores Club.
No sé que es lo que ocurre con tus escritos, pero todavía "la piel de gallina" no se quiere retirar de mi cuerpo anonadado. Hace mucho que no leo algo igual y una primera lectura no me permitió advertir lo que en realidad sentía. Tuve la necesidad de compartirlo en este preciso momento, pues era demasiado para mí. Se lo leí a mi esposa. Fascinada y con tu permiso, ella desea publicarlo en su blog (Meditaciones en el Mar Rojo), muy conocido por su tremenda espiritualidad.
Descansa un poco, dame tregua, que soy un hombre ya entrado en edad (No, es una broma).
Continúa escribiendo así. Todos nos beneficiamos.
Un fuerte abrazo.
Rudy

Anónimo dijo...

Me abrumas Rudy, de verdad. Es demasiado. Provcar esas emociones es algo que me produce un escalofrío interno que asusta, pero el placer también es inmenso, más viniendo de ti.
Tu mujer es libre de utlizarlo como considere oportuno, como cualquier otra cosa mía. Vi su blog y llevas razón.
No pierdas nunca ese humor tan tuyo. Me encanta. Y seguiré escribiendo, aunue sólo fuera por el placer de ser leido por ti.
Un fuerte abrazo amigo.
Diego