1/2/09

Para Manu

Antes de ayer murió mi amigo. Cuánto lamento las palabras que no te dije, los abrazos que no te di. Siempre es tarde para el lamento. Siempre es tarde por no haber dicho te quiero lo suficiente. Siempre es tarde. Cuánto lamento. Cómo duele el alma por esas cosas, por el destierro. Lágrimas en silencio. Siempre es tarde aun llevándote tan dentro. Donde siempre estuviste, donde estás, donde estarás. Donde siempre están las personas con las que tanto quiero. Bebamos absenta, celebremos la muerte, ya nadie me queda. Muramos.
Te seguiré, lento.

Esto, en el recuerdo:

El porvenir es tan irrevocable
como el rígido ayer. No hay una cosa
que no sea una letra silenciosa
de la eterna escritura indescifrable
cuyo libro es el tiempo. Quien se aleja
de su casa ya ha vuelto. Nuestra vida
es la senda futura y recorrida.
El rigor ha tejido la madeja.
No te arredres. La ergástula es oscura,
la firme trama es de firme hierro,
pero en ningún recodo de tu encierro,
puede haber una luz, una hendidura.
El camino es fatal como la flecha.
Pero en las grietas está Dios, que acecha.

Jorge Luis Borges

8 comentarios:

Andrómeda dijo...

:O

Lo siento mucho, Diego. Acabo de leer tu escrito y lamento mucho tu pérdida. Es cierto, es cierto que siempre dejamos las cosas para después y nunca lo hacemos en el momento.

Sin embargo, no te culpes por el silencio, los amigos se conocen tan bien que no es necesario hablar para conversar, ni abrazarse para sentirse...

Un beso a distancia, mi niño, cuídate y mucha fuerza.

Andro.*.

Crestfallen dijo...

Bonito homenaje para tu amigo, Diego, te acompaño en el sentimiento.

Suele pasar que cuando los seres queridos fallecen nos damos cuenta de lo que significan para nosotros, de cuán grande es la pérdida y nos lamentamos por no haber aprovechado mejor el tiempo y haber demostrado mejor nuestro afecto.

Muchos ánimos!
Besos

P.D. Bello poema el de Borges.

Anónimo dijo...

Gracias Andro.
Reconforta el cariño y el apoyo, aun en la distancia. Pero siempre queda la espina de no haber dicho, de no estar, de no haber dado lo suficiente.
Un beso y gracias por estar siempre. Un placer tenerte.
Diego

Anónimo dijo...

Gracias Mireia.
Siempre es así, pero fustiga el hecho de lo que no hicimos, aunq queriendo. Siempre pudimos más y luego...
Borges siempre es. Y ese poema es especial.
Un beso.
Diego

Rudy Spillman dijo...

Nos cruzamos ya poco, Diego. Quizás se deba a la seguridad que anida en nuestros pechos esa amistad imperecedera que de virtual casi no le queda.
Algo me arrastó, me impulsó hoy a estar junto a ti... y mira con lo que me encuentro.
Recibe mi más profundo y sentido pésame.
Rudy

Anónimo dijo...

Es cierto Rudy que nos cruzamos poco, pero también es cierta esa amistad que va más allá de los espacios y los tiempos, que es.
Gracias por tus palabras.
Un fuerte abrazo amigo mío.
Diego

Anónimo dijo...

No sé como se atraviesan esos momentos, ni que decir, sólo que seguro su ausencia estará allí como una nueva compañía (que paradójico). No es suficiente, lo sé.
Un beso, Ana

Anónimo dijo...

Hola Ana.
Gracias por todo eso. Yo tampoco sé, nunca he sabido, por eso normalmente callo y me escondo. No es suficiente, dices, pero es. Estás, y sé cómo eres, lo que valoro más.
Las cosas son, tú ya lo sabes, y por tanto sólo cabe...
Un beso. Un placer oír tu voz.
Diego