12/9/10

No sabía

Con la última sonrisa notó su mueca, y oyó un golpe seco, y como un desgarro sintió sus alas rotas. Ya no hay poesía, sólo tristeza.
Iba y venía sin saber a qué o a quién culpar, con una ceguera de siglos y el alma pesada, muerta, perdida.
Idas y venidas sin "adondes", a cualquier lugar. Palabras y palabras, sin sentido, por justificar. Ahora sí, ahora no. Tú sí, tú no, él sí, él no, ellos sí, ellos no. Yo. ¿Soy? Lo sé, pero no lo sé. Me invento, me visto, me tapo. ¿Quién soy? Siempre dándose vueltas, convertidas en revueltas en una espiral sin fin, sin sentido, sin final.
No sabía, en la pérdida, que toda su vida sería, ya, sólo una triste y pálida mueca del respirar.

2 comentarios:

Ornella dijo...

"sólo una triste y pálida mueca del respirar. "-- metáfora y contenido brutal!_ "No sabía" que mi difraz lucía tan mal!_ le has dado rienda a mi pensar..

Anónimo dijo...

Me alegro de ello, Ornella, de lo del pensar, poque es bueno y es lo único que nos va quedando, y que intentan horadar por todas partes.
Mil gracias por tus palabras.
¡Disfraces! Venecia es preciosa en Carnaval, y gracias a ellos, amén de por ella misma.
Un beso.
Diego