29/10/09

Ahí soy yo

Y si la luz se apaga y el camino se oculta, ¿qué puedo hacer? Si del cielo caen lágrimas de fina lluvia dorada que escurren por mi rostro sin que sienta nada y que nada pueda, salvo llorar.

El tiempo es dilatado y lento cuando es ausencia y no hay sonidos, si sólo hay distancia. ¿Qué puedo hacer? Miro y veo el camino y la dulzura de las palabras que no se oyen. ¿Andar y ser? ¿Nada más? ¿Andar y ver?

Canto palabras y hago locuras. Y las personas pasan y no dicen nada. Miradas fijas. Y las montañas… La dulzura es, si bailas. Un halo lánguido envuelve el pensamiento de las sonrisas que dicen y son. Y en esos crepúsculos, en esas ausencias, en esas sendas me acuno solo, me adormezco suave. Ahí soy yo. Porque todo es.

8 comentarios:

Andrea dijo...

Hacer locuras, andar y ver, andar y ser, si, en definitiva es eso, lo que tu consideres dulzura, será dulzura. Bonito texto Diego, mañana me pondré al día con los blogs, es mi día libre, leeré lo atrasado, no me quedaré con las ganas, un abrazo!

Ruth dijo...

Ahí eres tú y ahí quiero encontrarte, en ese extraño vaivén que tiene la vida, en esas cosas sencillas que tanto me atrapan.

Besos amigo.

Anónimo dijo...

Hola Andrea.
Hacer locuras, pasear la dulzura, estar y ser...
Los tiempos son ajetreados y nos roban tiempo, o nos lo dan. El tiempo a veces es así. leer, ese unmenso placer.
Un abrazo.
Diego

Anónimo dijo...

yo soy mis palabras, sí, Ruth, ahí soy yo. Palabras y sentimientos, el alma, lo único importante, lo único que se regala a cambio de nada, a quien se quiere, a quien la merece.
Ahí siempre me encontrarás.
Un beso.
Diego

Elena de San Telmo dijo...

Y así soy yo muy lejos de tu tierra ando buscando estrellas sin darme cuenta.
Me sentí muy identificada, bello!
Un abrazo grande

Anónimo dijo...

No podía ser de otra forma, Elena; no hay nada más que leerte. Tus palabras bellísimas, como siempre.
Mil gracias. Es un placer, y un honor, que estés aquí.
Otro igual para ti.
Diego

descaminhospoeticos dijo...

Se possível fosse, através de palavras compor as mais belas telas, essas seriam a mais encantadora, terna e, também, melancólica imagem... talvez a melancolia esteja nos olhos de quem lê, mas assim são as palavras não é, deixam de ser nossas espalhando-nos pelos universos.... já estava com saudade de ler aqui ^^

Anónimo dijo...

Se fosse possível dar as graças com as mais belas flores que poderia encontrar, o olhar no país deserto, trago a você. Não há maior dom para estas palavras que o seu. Um prazer de se sentir isso.
Muito obrigado.
Diego