3/6/09

Sentido y sensibilidad

(Fotografía de Llum Rovira Gil)

Mil gracias, Llum, por el regalo.

Donde no estás, aquí, en la palabra que vuela, donde tú y yo vemos como caen los copos de nieve, durante horas, mirando las caras que buscamos y que nos miran desde dentro. Lo perdido y lo divino juegan los juegos de la nada y la tristeza; tristezas que huyen a través de la nieve blanca, dejando surcos, líneas, huellas que se levantan y se hunden y se marchan en la pureza virginal de esa nieve inmaculada. Y en mí, en mi lejana luna, en su brillantez desnuda, las extrañas sombras de frutos que no fructifican, sólo son islas de espinas que coronan en la lejana distancia del halo de la blanca pureza. Pero a veces, cosas extrañas en el cielo muestran cosas que hablan, aunque el frío de la nieve es y no oyes, y en la raíz deslizan, esas cosas, sus sonidos, ahora, como pasos, las palabras dichas que hacen cambiar la nieve del alma como las hojas, blancas.

En las soledades de los anchos campos, vacíos como alacenas vacías, habita el rocío en los amaneceres de otoño, y en las caídas hojas vestidas de vistosos colores por el lento tiempo, gotas de agua se entregan al ojo del caminante que abre su alma al esplendor del sinuoso amanecer. El aire es tranquilo, espeso, sosegado. La bruma se eleva hacia el sol, aguardando. En esas soledades de los rojos amaneceres, en los anchos campos donde habita el rocío, el alma se eleva si el cuerpo sabe caer de hinojos ante la impresionante inmensidad que se te da.…

5 comentarios:

AnDRoMeDa dijo...

Hermoso. Sencillamente hermoso.
Sabes bien cómo decir lo que el sólo corazón siente.
Un beso,
Andro.*.

AnDRoMeDa dijo...

Jeje... sorry!
Creo q desordené la última frase :P
"lo que sólo el corazón siente", jejeje... eso era.
Otro beso!

Anónimo dijo...

Hola Andro. Un placer, como siempre, leerte; más aún cuando dices lo que dices. Halagador en exceso.
Dos besos para ti también.
Diego

Santiago Villar dijo...

La mano que agarra la cuerda es mía, me han hablado en varias ocasiones de ti y bien por lo general jajaja.

Un saludo!
Santiuve

Anónimo dijo...

No la sueltes, pues la otra pertenece a alguien especial.
Me alegro que te hablen bien de mí. Es de agradecer.
Gracias por pasar por aquí y dejar tus letras.
Un saludo.
Diego