10/1/08

La innecesariedad del olvido

Se me olvida a veces, que hay personas y personas, y que no se puede esperar ni exigir más. Se me olvida a veces, que los espacios son difíciles de llenar. Se me olvida a veces, que no hay porqué esperar un final, que el tiempo es limitado y es mejor dejarse llevar. Se me olvida a veces, que el mundo es difícil, pero que en él, es precioso estar. Se me olvida a veces, que la alegría se debe buscar, que no se puede esperar que llame a la puerta sin más. Se me olvida a veces, que una sonrisa es difícil de encontrar, pero que merece la pena buscar. Se me olvida a veces, que un abrazo no siempre hay quien te lo da, pero no por ello te debes desesperar. Se me olvida a veces, que el arco iris no siempre sale, pero que puedes bañarte en la lluvia y disfrutar. Se me olvida a veces, que lo mejor siempre está por venir, y que es agradable, también, volver la vista atrás. Se me olvida a veces, que la vida es un placer que solemos olvidar. Se me olvida a veces, que, siempre, lo mejor es dar. Se me olvidan tantas cosas, que a veces cuesta respirar.

2 comentarios:

anónima dijo...

Es una preciosidad. Frases bellas de por sí en lo formal, y de gran intensidad en el fondo. Ese, creo, es el camino a seguir. Grandes y bonitos pensamientos.

Diego Jurado Lara dijo...

Muchas gracias. Me alegro que te hayan gustado. Un placer