31/12/07

¿Por qué nos suicidamos?


Nada más apropiado que esto para terminar. Se acaba este terrible año. ¿Por qué nos suicidamos?
Desde que somos, la soledad, el dolor, la desesperanza, el agotamiento, entre otras cosas, han hecho que algunos decidan optar por dejar este mundo en el que se sienten mal, con el que no pueden, en el que no pueden más, en el que no están. Es un acto trágico, supremo, brutal. ¿Por qué lo hacemos? Parece un contrasentido a la ley natural, o quizás sea el recurso más desesperado a la locura. ¿Quién lo sabe? El psicoanálisis lo achaca al resentimiento dirigido hacia otra persona y desviado hacia él mismo. Un autoasesinato. La necesidad de escapar de una inmolación o el deseo de una nueva vida.
Las formas son muchas. Pegarse un tiro, ahorcarse, inmolarse escalando, simulando un accidente…
Ejemplos hay desde el principio de los tiempos. En la mitología, Dido se apuñala ante la pérdida de su amante y Leukakas se arrojó al mar para evitar que Apolo la violara. Sócrates, Cleopatra, Séneca, Hemingway, Marilyn Monroe, Kurt Covain, Kevin Carter, el autor de la fotografía que acompaña este texto, que no pudo superar el hecho de dejar morir a la niña de hambre para hacerla (ganó el Pulitzer con ella), el chico de diecisiete años que murió en un banco de un parque de fallo cardíaco, con una nota que decía: "te quiero y no puedo más..." (¡qué historia más hermosa!). Vidas marcadas. Pero también hay otros anónimos que no salen en las estadísticas ni en los periódicos, porque la muerte es emocional y no física. Las mujeres en casa, paralizadas en su infelicidad, las parejas en muerte afectiva, los narcisistas ensimismados, los alcohólicos disimulados, los aletargados hundidos en el cinismo, la desidia y la rutina. Yo sólo he vivido un suicidio, y fue brutal. Visto con los ojos de un niño de cuatro años. Aún más. Un hombre vestido con su traje negro y la camisa blanca, colgando de una viga. Los zapatos lustrados. Balanceándose adelante y atrás, como una guadaña. Y su hija gritando y llorando. Su mujer había muerto unos meses atrás.
El suicidio es la muerte más cruel para los que se quedan, porque deja cierta sensación de culpabilidad, pena, traición, desconcierto y desolación, porque conmueve nuestro frágil sentido de la existencia y nos hace sentir más indefensos ante la nada. El vacío que deja quien se suicida define al que se queda. El vacío es doblemente profundo a una muerte normal. Más doloroso. Porque no se encuentra la respuesta al porqué. Porque la lógica del suicidio es como el argumento indescifrable de una pesadilla: un enigma.
Nada más. Chao.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

me llenas el alma. Tienes algo que... No sé qué o quién te inspira esas cosas, pero es algo especial. Hace tiempo que quería decirte y ya. No te dejes ir, no dejes que nada ni nadie te impida estar y decir las cosas que dices.

Anónimo dijo...

Es increible como escribes, nose porque, pero siempre leo varias veces cada texto sin cansarme, ademas la manera q tienes de expresar las cosas es muy buena, llega mucho a la gente yo creo.

me gustaria saber porque casi siempre hablas de temas "tristes"para mucha gente: la muerte...suicidio...y aunq hables de otras cosas siempre dramatizas todo mucho.

un saludo, y perdon por molestar

Diego Jurado Lara dijo...

Gracias, en primer lugar, al primer anónimo, por el comentario en general. Si lleno el alma de alguien ya es, y me hace sentir bien. ¿Qué o quién me inspira? La vida en general y determinadas personas en particular. Y no, no me dejaré ir. Nada más lejos de mí. Amo la vida como nada, lo que pasa es que...

Diego Jurado Lara dijo...

Te agradezco lo que dices de que es increible como escribo, anónimo, y me encanta que releas sin cansarte cada texto. Eso es buena señal. ¿Es especial la manera en que escribo? ¿Crees de verdad que llega a la gente? No sé. No sé si realmente me comprenden. Alguien quizás. Aunque es complicado, hoy día, hacerse oír, cuanto ni más entender. Pero si tú lo dices, alguien habrá. De todas formas un placer oír esas cosas.
¿Por qué hablo de esas cosas? No sé. Por el momento quizás. Desasosiego interior. Porque la muerte forma parte de la vida; porque siempre ha estado conmigo. La verdad es que no lo sé. Pero ahí está. Más vale sentir así que no sentir. Tener una pasión "arrastrá" que no tenerla. Vivir que sobrevivir. Pero, hoy día, ¿quién vive?
Gracias. Un saludo. Y no molestas, de verdad.

Anónimo dijo...

hola

yo estoy seguro de que llega a la gente, he hablado con mas personas, que leen muy amenudo y les gusta mucho la forma que tienes de expresarte.

un saludo y muchas gracias por contestar.

Diego Jurado Lara dijo...

De nada. No hay por qué. Es un placer. Si tú lo dices, así será. Y si hay más que piensan como tú, pues ayuda.
Aquí, por otra parte, te puedes expresar. Todo comentario es bien recibido.
Un saludo.
¿Y lo de anónimo?

Anónimo dijo...

hola! soy otro anónimo diferente,por que es la primera vez que entro en este sitio.

Decirte,que para ser un profesor,das mucho ejemplo.
Nigún profesor,que yo crea,haría y se expresaría de tal manera.

Poco se me ocurre decir,lo único,que me parece una maravilla lo que estás haciendo,que pocas personas hay asi en el mundo.Ya nada es como antes,y da pena.

Poquísimos profesores,al menos en este pais, enseñarán como tu.

y de verdad no dejes de ser asi.
Así tendriamos que ser las personas.


Un saludo.

Diego Jurado Lara dijo...

Agradezco tus palabras, otro anónimo. En primer lugar como persona, que es lo que soy, y en segundo lugar como profesor, que me importa menos, aunque trato de hacerlo lo mejor que sé.
No sé exactamente a qué te refieres con lo de que es una maravilla lo que estoy haciendo, si a lo que escribo o como doy las clases. En cualquier caso, sólo gracias.
Un placer oír cosas así. Ayudan a seguir.
Espero que sigas entrando, leyendo y disfrutando. Si yo te ayudo a eso, a disfrutar y a vivir, me alegro.
Un saludo

pamies dijo...

Hola Diego. Estaba paseando por tu blog y echando un vistazo, me agrada tu estilo narrativo, quería saber si has publicado en alguna editorial o sólo en bubok y en formato digital. Es que me estoy dando cuenta que el mundo editorial está hecho un asco, convertido en un gran mercado como todo ya. Respescto al tema de este post y sin entrar muy a fondo, soy un fanático de la literatura de Cesare Pavese, un homicida tímido, un gran autor que acabó suicidándose en el mejor momento de su carrera. Igual que creo que la buena literatura no está necesariamente en grandes editoriales, también soy de los que opina que la red es salvaje y hay que saber seleccionar. En este caso me alegro de haberme tropezado con un blog como el tuyo en el que prima la literatura sobre otro tipo de relaciones. Y ello teniendo en cuenta que no soy muy devoto de los U2 jeje. Buenas noches, y por si la curiosidad te acucia te diré que llegué aquí a través de la red militeraturas. Hasta otra.

Anónimo dijo...

Ya sé quién eres. Me alegra tu paso por aquí, al igual que tus letras, las de tu sitio, como ya te dije. Todo un placer.
Que no te guste U2..., bueno, hay gente "pa to", como decía Belmonte, no pasa nada.
Con respecto a las editoriales, estoy de acuerdo contigo, al igual que con lo de la red, es así, por lo que hay que desechar. Y no he publicado en papel, estuve a punto, pero las condiciones no eran lo que yo creía, por lo que sigo aquí y así. Tampoco me mueve mucho más.
Y lo de Pavese, un maestro, de los pocos. me alegra que hayamos coincido. Nos seguimos leyendo.
Diego

Anónimo dijo...

hola diego tu eres profesor verda ? o eso creo...

que le dirias que estudiara a un alumno tuyo que no sabe que estudiar para el examen y necesita aprobar tu aignatura a toda costa?

me encantas como escribes.

gracias por todo.

Anónimo dijo...

hola diego tu eres profesor verda ? o eso creo...

que le dirias que estudiara a un alumno tuyo que no sabe que estudiar para el examen y necesita aprobar tu aignatura a toda costa?

me encantas como escribes.

gracias por todo.