9/12/08

Recuerdos

Hoy he visto una chica en el autobús, morena, de pelo largo y piel clara. Bellísima en su tristeza. La mirada ausente, perdida en alguien lejano. Se miró las manos, acariciándoselas con suavidad, como sintiendo el rastro de un tacto. Tal vez recordando. Me ha mirado y me ha sonreído, con desconsuelo, como si supiésemos ambos. He llorado su llanto, mientras acariciaba, yo también, mis manos.

3 comentarios:

Rudy Spillman dijo...

Desproporcionadas dosis de afecto y dulzura encerradas en tan reducido texto.
Diego, posees una tremenda capacidad de expresión a la hora de transmitir sentimientos.
Chau, amigo.
Rudy

Federico Laurenzana dijo...

Tus frases cortas, como cayendo desde los picos de una montaña de emociones no limitan, no merman la expresión tan clara, tan explícita de esta prosa. Esas frases sorprenden como si fueran disparos de susurros.
Un saludo.

Diego Jurado Lara dijo...

Sólo me cabe agradecer las palabras, más viniendo de las personas que las escriben, Rudy y Federico. Todo un placer que creo no merecer.
Un abrazo.
Diego