11/1/09

Siento un frío en el alma

Uno está mal, incluso muy mal. No mira alrededor. Sólo a él mismo. Hay un vacío en tu interior que te impide respirar y dices, no puedo más, la vida me mata, no quiero nada, o te lanzas a la desesperada, a cualquier cosa, dejando todo atrás y volviendo al pasado, a la nada. Sin embargo, andas, miras, escuchas y… Hay una mujer rumana pidiendo, con un niño de apenas dos años en el regazo, a cuyo lado pasan gran número de personas con las manos llenas de compras. No la vemos. Ni tan siquiera la miramos. Por la noche entro en el cajero del banco. Hay un mendigo durmiendo, tapado con unos cartones. Un brick de vino malo al lado. Vacío. A la mañana siguiente unos disminuidos psíquicos me sonríen. Me dan todo lo que tienen. Todo. No me piden nada. Sonríen por sonreír. Dar por dar. Otros te lo niegan. Hasta el habla. En Gaza mueren todos los días. Casi novecientos ya. ¿Razones? Todas las que se quieran. Israel, Hamas… Mueren niños, mujeres… Cada diez segundos muere un niño de hambre en el mundo. Y yo estoy fatal. Tengo un vacío en el interior, un frío en el alma que no me dejan respirar. Y sin embargo, anoche, la luna tenía el halo más hermoso que he visto en tiempo. Sobre mí. Luminosidad pura. Todo un regalo para la vista. Todo un regalo para el alma. El círculo me cubría mientras escuchaba Miss Sarajevo. Hoy, el telediario nos da más muertes, más frío, más crisis, más paro, más hambre, más… Tengo un vacío en el interior, un frío en el alma que no me deja respirar. ¿Qué está pasando? ¿Qué me está pasando? Necesito volver a ser yo. Discierne lo sencillo y abraza lo natural. Reduce tu egoísmo y refrena tus deseos. ¿Escribir? ¿Para qué? ¿Para quién? Ahora sí es el tiempo de llorar.

3 comentarios:

Andrómeda dijo...

Así es... totalmente comprendido y compartido tu escrito, Diego... A veces pienso que la ceguera se da a unos niveles impensados, uno simplemente no quiere ver toda esta realidad que acontece a la vuelta de la esquina, porque si abrieramos los ojos ante ella la impresión y el golpe serían lapidarios... ¿Para quién escribes? Te respondo: Escribes para aquellos que al leerte comprenden que no están solos en un mundo despectivo, que existen quienes se cuestionan, se reprochan, se entristecen... tu escribes para aquellos que buscan escritos reales que rompan la frialdad de la distancia... como yo.

Un beso, saludos!

Andro.*.

Crestfallen dijo...

Dolorosas reflexiones, Diego.
Siempre hay gente con más problemas que nosotros mismos, de eso no hay duda, pero los humanos tendemos tal vez a magnificar nuestra situación y a ponernos barreras.
¿Por qué escribir? Imagino que será la necesidad de expresarnos, una especie de terapia, de autoayuda.
Llorar es bueno, pero sabiendo que después siempre tendremos que actuar, luchar.
Te mando fuertes saludos!

Anónimo dijo...

Muchas gracias Andro por compartir pareceres y miradas. Pero sobre todo por prmitirme el placer de ser leido por ti y hacerme sentir acompañado. Todo un placer a pesar de la distancia.
Besos también para ti.
Diego

Hola Mireia.
Así somos, no hay duda. Egoistas. Esperemos que la reflxión nos de luz.
¿Escribir como terapia? Entreotras cosas. Y sí, hay que luchar po lo que de verdad merce la pna, pero a veces nos es más fácil salir por piernas y vendarnos los ojos, en lo social y en lo personal. ¡Qué se le va a hacer!
Un saludo.
Diego