20/1/09

A ti

Yo abro los brazos para recibirte, en el sueño, mientras tú quieres defenderte de mí. Aún tenemos que crecer. Te busco. Te escondes. Vuelves. Te vas. Y te he dado tanto. Te daría aún más. Pero que complicado es. Cómo lo complicamos. Cuando sabemos lo que es. No me es fácil encontrar las palabras. Me envuelve la melancolía. Yo te recuerdo. Tal vez tú también pienses en mí. Recuerdo las fantasías que me pedías y que yo creaba para ti. El pensamiento, ahora, se me va contigo, en la melancolía. Porque tuvimos tanto, durante tanto, que… ¿Recuerdas como comenzó? ¡La historia más hermosa! Las palabras. Siempre que te escribí, que te escribo, me produce el mismo escalofrío. Porque no hay nadie como tú. Sólo puedo agradecer que tras cruzar océanos de tiempo, estuvieses ahí. Porque nunca conocí ninguna tan bella como tú. Y envío un beso en el viento y palabras en cometas que elevo al aire llenas de poesía. Y esparzo flores entre las luces para que te acaricien los pies. Aquello no debió de ser así, y el gris noviembre debería ser un brillante abril. Y darte las flores en la mano para verte sonreír y escuchar tu risa alegre. Y los besos serían en la piel, para verte feliz. Ahora sólo puedo escribir las cosas más hermosas y acompañarlas de música que las guardo en mí, para ti. Yo abro los brazos para recibirte mientras tú quieres defenderte de mí. Aún tenemos que crecer. Te busco. Te escondes. Vuelves. Te vas. Te daría tanto. Pero que complicado es. Cómo lo complicamos. Cuando, los dos, sabemos lo que es.

2 comentarios:

Andrómeda dijo...

Diego querido,

Hermoso escrito!
El amor realmente tiene miles de maneras de expresarse y no me refiero sólo al amor de amante sino al amor en general. Tus líneas me han reconfortado mucho... y eso que me considero una verdadera inexperta y suspicaz con respecto al tema- ya hablaremos de ello alguna vez.

Cuidate y sigo leyendo ;)

Un beso, Andro.*.

Anónimo dijo...

Hola Andro.
Me alegro que te haya reconfortado. Todo un placer. Ayudr es algo por lo que estar. Si necesitas habla só tienes que decirlo. Mi dirección de correo electrónico está ahí. Utilízala cuando quieras. Siempre será un placer hablar más largo que estos breves comentarios.
Otro beso para ti.
Diego